comment 0

La mirada revolucionaria

Tina Modotti fue una fotógrafa excepcional. Comenzó su carrera profesional como actriz en Hollywood, pero enseguida se trasladó a México junto al fotógrafo Edward Weston. Allí entabló una gran amistad con la artista Frida Kahlo . Militó en el Partido Comunista Mexicano y fue una de las fundadoras del primer Comité Antifascista Italiano. Fue enfermera del bando republicano durante la Guerra Civil y defendió hasta el final de sus días la causa antifascista.Tina Modotti fue una de esas artistas que amaron la vida y la defendieron con una mirada terrenal, pero con la belleza de unos ideales románticos. Desde el jueves pasado podemos ver una muestra de su obra en la Fundación Loewe en Madrid dentro del Festival PhotoEspaña 2015 . En los círculos comunistas conservadores y a  través de la prensa sensacionalista se le acusó de traición y de colaborar en el asesinato de su entonces pareja Julio Antonio Mella. Estas suposiciones y conspiraciones la convirtieron, como a muchas mujeres de la historia, en una bruja peligrosa. Aquí os dejo un poema que escribió Pablo Neruda a Tina Modotti cuando murió.

Ella fue y será una artista única, para mi ha sido toda una experiencia conocerla.

Tina-Modotti-21

Mujer con bandera (Ciudad de Mexico, 1928)

Tina Modotti, hermana, no duermes, no no duermes:
tal vez tu corazón oye crecer la rosa
de ayer, la última rosa de ayer, la nueva rosa.
Descansa dulcemente, hermana.

La nueva rosa es tuya, la nueva tierra es tuya:
te has puesto un nuevo traje de semilla profunda
y tu suave silencio se llena de raíces.
No dormirás en vano, hermana.

Puro es tu dulce nombre, pura es tu frágil vida,
de abeja, sombra, fuego, nieve, silencio, espuma,
de acero, línea, polen, se construyó tu férrea,
tu delgada estructura.

El chacal de la alhaja de tu cuerpo dormido
aún asoma la pluma y el alma ensangrentadas
como si tu pudieras, hermana, levantarte,
sonriendo sobre el lodo.

A mi patria te llevo para que no te toquen,
a mi patria de nieve para que tu pureza
no llegue al asesino, ni al chacal, ni al vendido:
allí estarás tranquila.

¿Oyes un paso, un paso lleno de pasos, algo
grande desde la estepa, desde el Don, desde el frío?
¿Oyes un paso de soldado firme en la nieve?
Hermana, son tus pasos.

Ya pasarán un día por tu pequeña tumba,
antes de que las rosas de ayer se desbaraten;
ya pasarán a ver los de un día, mañana,
donde está ardiendo tu silencio.

Un mundo marcha al mundo donde tú ibas, hermana.
Avanzan cada día los cantos de tu boca
en la boca del pueblo glorioso que tú amabas.
Tu corazón valiente.

Pablo Neruda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s